Saltar al contenido
Pequeño Lacancito Ilustrado

Fobia

Fobia significado

El término “fobia” proviene de “Fobos” sumado al sufijo “ia” que remite a “cualidad”. Dentro de la mitología griega, Fobos, hijo de Ares y Afrodita, representaba el temor intenso. En griego, la palabra fobos significa miedo y está íntimamente relacionada con el concepto de “huir” por su raíz indoeuropea “bheg”. El interés por el miedo de carácter irracional que remite a la fobia es antiquísimo y es mencionado en documentos médicos egipcios de gran antigüedad e, incluso, en el Corpus Hippocraticum.

el significado de fobia
Foto de Magnus Engø

¿Qué es la fobia?

Podemos definir a la fobia como un temor de carácter irracional frente a un objeto, una situación o determinadas personas. Este temor se torna incontrolable para el sujeto que, ante la irrupción de la angustia, plantea una distancia o, directamente, la evitación del estímulo. Cuando la angustia aparece, se activa la formación defensiva que convierte dicha angustia en miedo. Miedo a lo que llamamos el “objeto fóbico”.

El objeto fóbico ataca
Foto de K. Mitch Hodge

La fobia y su mecanismo

La dinámica de la fobia implica el aferrarse a un objeto imaginario (objeto fóbico) que permite reorganizar el mundo simbólico del sujeto. Para lograrlo, este objeto debe pasar de lo imaginario al orden simbólico para poder depositar en él (en el objeto) el terror interior que despertó la angustia. Así, la fobia convierte en un pensamiento plausible de sobrellevar lo que en realidad es una situación traumática inconsciente e intolerable que presiona para salir a la luz y genera angustia.

La fobia y el inconsciente
Foto de Stefano Pollio

La verdad de la mentira

Claro que el estimulo que desata la reacción de temor es una causa aparente o encubridora. No se teme al objeto fóbico, se teme a lo que este representa. He aquí el poder simbólico: el objeto representa ahora al trauma inconsciente reprimido. La fobia proporciona una solución provisional que permite sobrellevar el trauma y pretende manejar la angustia bajo la premisa de evitar al objeto fóbico. Esta situación engañosa puede complicarse cuando la evitación limita o restringe la libertad de movimiento del individuo.

El objeto fóbico
Foto de Siora Photography

Freud y la fobia de Juanito

En 1909, Sigmund Freud coloca la piedra fundacional de la fobia con el “Caso Juanito, análisis de la fobia de un niño de cinco años”. Hoy convertido en libro fundamental de la psicología y el psicoanálisis. En él, Freud distingue la aparición inicial de la angustia sin objeto y el posterior miedo depositado por Juanito específicamente en los caballos. Acto seguido, interpreta esa angustia como la transformación de la excitación sexual suscitada en el niño por la relación con su madre. Así, para Freud, el caballo pasa a ocupar el lugar simbólico de un padre, percibido como débil en su rol de liberar a Juanito de una relación con su madre que proporciona un goce que se torna insoportable y angustiante para el niño. Una clara lectura freudiana con los condimentos esenciales de la teoría freudiana : Edipo, tensión sexual, angustia y fobia.

Freud y la fobia
Foto de Kenny Webster

Lacan y la fobia

Jacques Lacan sumó también su visión proporcionando nuevos matices al aporte imprescindible de Freud. En su seminario de 1956/7, después de una lectura detallada del Caso Juanito, Lacan pone su énfasis en la diferencia entre la angustia y la fobia posterior como formación defensiva. Coincide con Freud en esto pero suma la idea de que el objeto fóbico no se limita a representar a una persona (en este caso, al padre).

Para él, este objeto tiene la característica de poder simbolizar a diferentes personas (el padre, la madre, la hermana, el propio Juanito) según el momento y siempre en función de la idea traumática reprimida y desplazada al caballo. Adhiere al Edipo -con un padre incapaz de instalar una castración simbólica o prohibición que alivie el goce que experimenta frente a su madre- pero suma la posibilidad de depositar en el objeto fóbico a todos los involucrados en el mundo interior del sujeto.

En su seminario de 1968/9, Lacan incorporará la idea de la fobia como una “plataforma giratoria de empalme” que desemboca en una de las dos modalidades de la neurosis: la histeria o la obsesión. La fobia así entendida se puede ver como una forma de acceso que lleva hacia una u otra neurosis. Suma, también, un tercer empalme con la perversión, al relacionar la semejanza existente entre el fetiche como objeto depósito del goce asegurado en la perversión y el objeto fálico como depósito simbólico del miedo en la fobia.

Lacan y la fobia

Tipos de fobias

Cualquier objeto, persona o situación puede adoptar el rol de objeto fóbico para el sujeto. Algunos son más proclives o usuales por su potencial simbólico pero la elección es totalmente subjetiva y dependerá del mundo interior y la cualidad de la experiencia traumática inconsciente.

Objetos fóbicos habituales:

Arañas (Aracnofobia), alturas (acrofobia), muerte (necrofobia), espacios abiertos (agorafobia), espacios reducidos (claustrofobia), volar (aviofobia), cáncer (cancerofobia), enfermedad cardíaca (cardiofobia), payasos (coulrofobia), abejas y avispas (apifobia), oscuridad (acluofobia), gatos (ailurifobia), situaciones sociales (fobia social).

Objetos fóbicos menos habituales:

sapos (bufonofobia), dentistas (dentofobia), perros (cinofobia), multitudes (octofobia), extranjeros (xenofobia), fuego (pirofobia), ratones (musofobia), vehículos (ocofobia), serpientes (ofidiofobia), pájaros (ornitofobia), hospitales (nosocomefobia), médicos (latrofobia), homosexualidad (homofobia), caballos (equinofobia).